Salir de un grupo de WhatsApp: ¿libertad o intranquilidad?

 Estaba en Instagram cuando me encontré un post bastante gracioso que hablaba de hacer una lista de cosas para hacer antes de morir, y el punto 12 llamó mucho mi atención: "Salirme de un grupo de WhatsApp sin remordimientos", seguí leyendo pero ese punto 12 ya había captado mi interés!

Me pregunté entonces: ¿Por qué sentimos culpa y/o remordimientos a la hora de abandonar un grupo en esta aplicación de mensajería? ¿No se supone que todo lo que rodea este tipo de plataformas ha sido creado para simplificarnos la comunicación, la vida? ¿Es tanta la presión que sentimos con respecto al grupo con el que compartimos ese espacio? 

Supuse que otras personas ya se habían hecho esta misma pregunta (y si que lo habían hecho!!!), más de 164.000 resultados ante la siguiente frase escrita en el buscador de google: "salir de un grupo de WhatsApp". De hecho cuando estaba a la mitad de mi frase ya google me sugería recomendaciones tales como: "salir de un grupo de WhatsApp sin que se enteren", "salir de un grupo de WhatsApp sin ser visto", "salir de un grupo de WhatsApp sin que lo sepan", "salir de un grupo de WhatsApp sin ser descubierto" y una de las mejores: "salir de un grupo de WhatsApp y seguir leyendo!!!" Pero no contentos con estas sugerencias también existen algunas como: "excusas para salir de un grupo de WhatsApp", "frases para salir de un grupo de WhatsApp", "mensaje para salir de un grupo de WhatsApp". 

Y mientras más seguía leyendo las búsquedas relacionadas mis ojos se iban poniendo como platillos, todo eso me parecía un poco locura y también me daba cuenta que no es una preocupación actual, que hay post de más de 3 años!!! ¿En qué momento hemos perdido tanto el control? ¿Tanto miedo tenemos de herir los sentimientos de nuestros amigos?, ¿Por qué necesitamos excusas y frases para hacer algo tan inocente como dejar de participar en un grupo? ¿Acaso es que nos vamos a convertir en parias por hacerlo?

Estaría bien recordar, o más bien no olvidar, que la finalidad de estas aplicaciones de mensajería instantánea como WhatsApp, Line, Telegram, SnapChat y tantas otras es la de acercar a los amigos estén a pocos o miles de kilómetros de distancia y facilitar su comunicación en un tiempo real ; pero nunca debe ser la de limitar la libertad del usuario y en cierto modo volverse un dolor de cabeza.